Instituto Superior Pedagógico (ISP)

Construcción de un Instituto Superior Pedagógico (ISP) para el fortalecimiento de las capacidades educativas en la Municipalidad de Ngandanjika (R. D. del Congo)

Este proyecto tiene como objetivo mejorar la calidad de la enseñanza infantil, primaria y secundaria en el Municipio de Ngandanjika, una comunidad rural de la provincia de Kasay Oriental, en República Democrática del Congo. El eje de actuación de esta iniciativa es el Instituto Superior Pedagógico (ISP) de Ngandanjika, un centro de reciclaje profesional y preparación permanente para maestros y maestras de educación infantil, primaria y secundaria promovido por la organización local Projet Ditunga (Prodi).

La baja cualificación profesional de los docentes es uno de los mayores problemas de la educación en R.D. del Congo. Un dato revelador a este respecto es que tan sólo 47 de los 2.051 docentes que trabajan en 191 escuelas secundarias de Ngandanjika tienen la formación requerida. Por otro lado, según un estudio recientes realizado en escuelas de la zona, los docentes de más de 500 escuelas no han participado en ningún taller de reciclaje profesional y deontológico en los últimos 10 años.

El ISP trabaja desde el año 2011 para mejorar la formación de los docentes de Ngandanjika. Para ello cuenta con personal docente cualificado, pero no con infraestructuras propias, por lo que tiene que desarrollar su actividad en dos centros escolares de secundaria, lo que le obliga a reducir su horario de docencia a las horas en las que las aulas quedan libres. Esta situación también limita el número de estudiantes, sobre todo de mujeres, debido a las horas tardías en las que se lleva a cabo la formación. Este proyecto pretende dotar al ISP de sus propias instalaciones para que pueda desarrollar todas las especialidades y actividades que le compete, normalizar su horario de docencia y aumentar el número de alumnos.

El nuevo centro, que una vez finalizado constará de 6 edificios con 3 aulas cada uno, se construirá en un terreno cedido por el socio local al ISP y que está ubicado en el entorno de un complejo escolar gestionado por este. Una vez finalizado, se le dotará del mobiliario necesario para el desarrollo de su actividad. Además, el nuevo ISP contará con varias instalaciones deportivas, así como 10 hectáreas destinados a jardín y bosque. Esta última es una actividad que forma parte de la formación de los estudiantes y docentes en protección del medio ambiente. Las nuevas instalaciones dispondrán igualmente de letrinas y acceso al agua potable.

Gracias a esta intervención, el ISP contará entre sus programas con un ciclo trienal de 6 horas para la formación de jóvenes que quieren ser docentes, un ciclo cuatrienal de 4 horas para docentes en activo, pero necesitados de reforzar sus capacidades, y con distintos seminarios de 4 horas semanales para el reciclaje obligatorio de maestros/as de infantil, de primaria y de secundaria. Este proyecto posibilitará igualmente que los docentes del municipio cumplan con los requisitos docentes establecidos por el Estado.

Otra actividad que contempla el proyecto es la realización de talleres para el reciclaje profesional y capacitación del personal docente del ISP en sus áreas de especialización. Por otro lado, teniendo en cuenta que la formación impartida por el ISP puede ser una salida profesional para unos 2.000 jóvenes de la comunidad que finalizan su educación secundaria, se llevarán a cabo otros talleres dirigidos a alumnos de 5º y 6º de secundaria y a sus padres en los que se les hablará sobre las oportunidades de formación y las salidas laborales que ofrece el centro.

Este proyecto posibilitará que los maestros de esta localidad congoleña estén más cualificados para la actividad docente, lo que redundará de forma directa en la calidad de la educación que reciben los menores en edad escolar, uno de los mayores retos que afronta la R.D. del Congo en el terreno educativo. El proyecto beneficiará de forma directa a más de 1500 profesores en activo y futuros docentes.

Para el desarrollo de este proyecto, la Fundación Dilaya cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Toledo, el Ayuntamiento de Gijón, el Ayuntamiento de Valladolid, el Ayuntamiento de Santa Marta de Tormes y el Ayuntamiento de Agüimes.